Un 2009 Innovador y creativo

Definitivamente el enfoque de este blog... se perdió. (¿Algún día tuvo?). Sin embargo en 2009 serán 3 blogs en vez de uno.
Hoy, voy a postear mi último examen del posgrado que estoy haciendo por este año.

La materia: Innovación y Creatividad.

A pesar de trabajar en ambientes marketineros (como le llaman acá) es muy difícil encontrar estudios de Innovación y Creatividad. Normalmente impera el brainstorming (Lluvia de ideas) desordenado, las ideas de unos tres o cuatro "creativos" o las ideas del que mejor las supo vender. Todo eso mezclado a las patadas, sin horizontes estratégicos claros.

De la materia de Innovación y Creatividad, lo más claro que aprendí es que la creatividad es un estilo de vida. Recomiendo los libros que leí del profesor Eduardo Kastika: "Introducción a la creatividad" y "Usted puede ser creativo". (Se pueden conseguir por Amazon, no sé en Colombia).

Aquí les dejo el primer punto de mi examen. Si me fue bien, no quiere decir que sea creativo, quiere decir que entendí el rollo del que hablaba el profesor; espero aplicar lo aprendido.

Una persona se queja: “vivo en una ciudad muy ‘chata’, aquí no valoran mi creatividad, yo soy
creativo, pero acá no me dejan, me coartan, me restringen, me bloquean; en síntesis: yo soy
creativo pero aquí no me dejan”. Qué le contestaría/recomendaría a esta persona. (Utilizar
bibliografía “Usted puede ser Creativo” parte I).
(Advertencia: Conozco a un Juan Rodríguez, pero obviamente el lector podrá ver que no me refiero a él)

Necesitaría imaginarme a la persona, lejos de estereotipar, me imagino a Juan Rodríguez vestido con alguna que otra cosa de valor; posee una licenciatura en una carrera que estuvo de moda en su época; ha pasado varios meses, tal vez años haciendo lo mismo todas las mañanas, tardes y noches; tiene hijos que son educados por un televisor; ve los deportes tradicionales y es un experto en los mismos; vive quejándose de la situación del país y siempre justifica sus argumentos con 3 o 4 cosas que alguien le leyó, o que alguna vez vio en los títulos de un
noticiero de TV. Su nivel de inconformidad con las cosas que pasan a su alrededor lo lleva a pensar que es creativo; sin embargo, dicha inconformidad parte de su comodidad y no de una pasión genuina.

A esta pobre víctima de las circunstancias le respondería:

- “Juan, entiendo su situación. Si quiere le puedo prestar dinero para que se vaya de la
ciudad”.
Si el susodicho es en verdad creativo, no dudará en tomar la oferta. Claro si primero priorizó los riesgos y por supuesto, consideró resignar algo. Sin embargo el discurso de Juan es del tipo: “Soy pobre y vivo lejos”. Su discurso expresa falta de autocontrol en su vida, no es una persona que sea protagonista de sus sueños; por el contrario espera que otros tomen la iniciativa por él (Si el gobierno se puede hacer cargo, mejor), en su argumento utilizó cinco veces la palabra “me”, de lo cual puedo inferir que descarga su responsabilidad en factores externos que no controla para poder justificar su modorra.

- Juan Responde: “El tema es que no es sólo la plata, no puedo dejar a mi mamá sola. Y endeudarme, no es una política que comparta”.
En este punto Juan, de ingenio criollo avanzado, sale de la conversación y lleva el tema a lo sentimental y referente a la sabiduría covencional. Sin embargo, nadie le pide a Juan que deje a su madre; hay mil salidas para ese problema y para la plata; el problema es que Juan no tiene una pasión. No hay un proyecto definido en su vida. Su discurso espuriamente se refiere al término genérico de la creatividad, no a una empresa.

Mucho menos entenderá que debe asumir un precio por su creatividad.

Juan continúa… “Además, yo soy de los tipos que creen en utopías y no pretendo envolverme en el círculo vicioso del capitalismo como para exponer mi creatividad”.
En este punto motivaría a Juan a que saliera de ese círculo que menciona (Aunque sea humeante de incienso el verso que menciona) y que piense en ese proyecto creativo que va a beneficiarlo a él y a los demás; tal vez que no lo piense a gran escala, pero que piense en un objetivo medible y claro de mediano plazo que pueda lograr para que “haga de su entorno un lugar mejor” (A Juancho hay que mencionarle tipo Miss Universo (Con el respeto que merece dicho certamen)) y beneficie a los demás. Claro, no le diría esta frase sin un pleno convencimiento de que Juan de verdad puede construir una nueva realidad.

Juancho debe dejar de pensar en los que lo afectan y hacerlo en los que va a afectar su objetivo. Es más, le diría: “yo podría servirle de asesor para su proyecto, tal vez no sepa nada, pero conozco gente a los que les puedo consultar para su proyecto”. Me ofrecería como ese interlocutor que él necesita.

Seguramente Juan me ignore, pero si en realidad autorreflexiona y ponemos en práctica la conversación, nos podríamos encaminar en el sendero creativo.

-----

¡Feliz 2009!




Blogalaxia Tags:


2 agravios:

Agustina B. dijo...

oyeee... me encantò este post... es la realidad, las mismas excusas y los mismos argumentos que escucha uno y otra vez de boca de muchas personas... hay muchos juanes... y al mismo tiempo muchos Chikkis siendo ignorados por juanes que a pesar de sus lamentos no quieren de ser los juanes que son...

Abrazooote bestiarista y feliz año.

CHIKKI dijo...

jajaja... Querida Agustina, la verdad es que soy Juanes, en mis ratos libres hago de blogger. :-p

No sabía que sumercé se pasaba por acá... la verdad es que yo sé que el escrito parece una carreta informal, pero tiene razones profundas para marcar una pauta en la vida.

No creemos en la sofrología, tampoco en la autoayuda. Pero sí hay que procurar ser creativo todos los días sin importar cualquier origen que uno tenga.