Boca 2 - Fluminense 2


(Foto:Infobae.com)

Supuestamente, este blog también habla de fútbol, así que aquí hay un análisis muy pequeño de lo que fue el empate de los dos semifinalistas ayer en Avellaneda.


El planteamiento táctico
Ischia ha demostrado constantemente con este equipo que su condición de local no la sabe aprovechar. Si soy técnico, y de Boca, sabré que mis rivales esperarán con mucha gente atrás para luego contragolpearme.
Ante esta lógica, Boca ha hecho todo el análisis de sus partidos al revés. Multiplica sus atacantes por encima de los 3/4 de cancha, abre las puntas sin lograr profundidad, entra por el centro del área rival atropellando y exagerando el toque en corto.
Si se observa el primer gol de los Xeneizes ayer, la fórmula para penetrar el área de Fluminense fue el antónimo de lo que hace Ischia. Toque corto antes de 3/4 de campo, ampliación de la cancha en profundidad, rapidez y centro preciso para definición.
El segundo gol fue de pelota quieta y mientras boca trató de encaramarse sobre los palos de los brasileños, ellos aprovecharon los espacios que tuvieron para anotar el empate.

La suerte
La comba que agarró el segundo tiro de los brasileños no excusa al mísero golero del equipo boquense. Errores como estos le costaron al América de Cali en su momento el título de más de una Copa Libertadores. El elemento cabalístico siempre existirá, lo importante es que un rival que es completamente sólido tiene la capacidad de sobreponerse y llevarle ventaja a lo que determine la pirinola.
Boca demostró la semana pasada y varias ediciones anteriores de la Copa que sabe poner la suerte de su lado. Su jerarquía y juego seguro de visitante serán la clave para vencer al "Flu".

Las cuentas
A pesar de que Boca siempre es un equipo con mucha jerarquía y ha demostrado su contundencia en juegos de este tipo, no es menos cierto que Fluminense tiene las de ganar. Es más, el equipo visitante a media marcha complicó a los Bosteros, que si bien es algo que se ve más cuando un equipo sólo contragolpea, Boca debe terlo en cuenta a la hora de usar los pulmones en su próxima visita.

Riquelme
Un jugador con sangre caliente por temporadas también definirá el partido. Si Juan Román está en sus cinco sentidos, con la sangre corriendo por sus venas y cerebro, el partido será de los argentinos. Riquelme en este tipo de competiciones ha demostrado su caràcter y corazón boquense. Ojalá que así lo hiciera también en su selección nacional.

2 agravios:

Mr. Ticulo dijo...

Uncreible que hables bien del mayor pecho frio y vende-humo hoy por hoy en el futbol latinoamericano... TRISTELME!!!

No tengo mas que decir.

CHIKKI dijo...

De acuerdo, Riquelme es pecho frío. Pero si se enchufa, les pinta la cara a los brasucas